• CEO, TransparentBusiness
    - a radically new way to oversee your workforce, projects and tasks, in real time, screenshot by screenshot.
  • Author, "Defiance"
    Author, "Defiance" or "How to Succeed in Business While Being Targeted by the FBI, the KGB, the DHS, the INS and the Mafia Hit Men"
  • CEO, KMGi Group
    at the forefront of Internet revolution since 1997: KMGi, Intuic.com, WikiExperts.us, OnlineVisibilityExperts.us, Stock4Services.com

Tercerizar con éxito, esa es la cuestión

El dilema de “tercerizar” o “no tercerizar” parece haber quedado en un segundo plano. Hoy, los líderes de negocios están más atentos a la elección del socio indicado y a las ventajas de adquirir tecnología como un servicio.

La decisión de tercerizar parcialmente los procesos productivos de una compañía está siempre sustentada en razones de costos, y destinada primordialmente a aumentar la rentabilidad y la eficiencia. A pesar de ello, muchos líderes de negocios son cautelosos –cuando no directamente desconfiados- frente al outsourcing. El principal motivo: el temor a “perder el control”.

A ese miedo, relativamente comprensible, podemos oponerle al menos dos grandes objeciones. La primera es que persistiendo en él iremos básicamente a contracorriente: en una economía cada vez más orientada a la segmentación de procesos, productos y clientes, la pretensión de abarcar “todas” las instancias productivas puede resultar tan ineficaz como poco competitiva.

En segundo lugar, antes que una inflexible oposición al outsourcing como concepto, la tendencia parece indicar que los líderes de negocios estudian cada vez más cuáles son las posibilidades de tercerizar en sus respectivas firmas. En el abanico de opciones a analizar, la clave es determinar qué servicios van a transferirse a un proveedor externo y, sobre todo, qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir a nuestro socio.

Saber elegir

En el camino de tercerizar y no morir en el intento, el desafío es aumentar la competitividad sin perder capacidad de monitoreo sobre los procesos. Por esta razón, escoger al socio indicado es esencial. Veamos algunas recomendaciones al respecto:

  • Conocimiento específico: a la hora de tercerizar una determinada área de nuestra compañía no basta con fijarse en los costos. Es importante evaluar con qué recursos diferenciales cuenta nuestro candidato, y en qué medida puede transferirnos esos conocimientos para potenciar nuestro negocio.
  • Sintonía: podríamos definir este ítem con otros términos como “compatibilidad” o “timing”. Lo fundamental de este concepto es evaluar si nuestro proveedor comprende cuáles son los aspectos más importantes de nuestra imagen corporativa y nuestras metas en el corto y mediano plazo. Este punto es especialmente importante en la tercerización de servicios de atención al cliente porque si nuestro outsourcer va a funcionar como puente con nuestros clientes reales y potenciales, es más que recomendable que sepa transmitir la filosofía de la marca.
  • Nosotros y los otros: Un aspecto trascendente cuando se evalúan opciones para tercerizar es conocer quiénes son los clientes del proveedor. Desde la consultora A Business Innovation, por ejemplo, sugieren examinar si nuestro candidato trabaja con empresas de igual o menor tamaño y si a todas ellas les proporciona el mismo tipo de servicios.

Las 4 claves de tercerizar tecnología

La importancia de la tecnología en la economía actual no necesita mayores explicaciones. Precisamente días atrás, enfatizábamos que son los adelantos tecnológicos los que impulsan nuevos esquemas de negocios e incluso los que desafían los viejos conceptos sobre trabajo y consumo.

Frente a este protagonismo de la tecnología, algunos líderes de negocios creen que delegarla en terceras manos supone demasiados riesgos. Sin embargo, la tercerización de un área cada vez más sensible tiene enormes ventajas. Analicemos brevemente algunas de sus principales virtudes:

  • Reducir costos: empecemos por lo más “visible”. Reducir el número de equipos informáticos y/o servidores impacta inmediatamente en costos como la energía eléctrica y el alquiler de espacio físico. Y, tratándose de un sector en constante evolución, el ítem “renovación de hardware” también puede quitarse de la lista.
  • "Tercerizar" la adaptación: el ritmo de actualización de las herramientas de software puede generar constantes preocupaciones y desembolsos a las empresas pequeñas y medianas. Cuando tercerizamos tecnología, tercerizamos claramente la imperante necesidad de estar “al día”.
  • Competir mejor: sólo la tercerización posibilita que las compañías de tamaño medio accedan a programas informáticos eficientes y avanzados. De este modo, la brecha de competitividad con empresas más grandes se achica notablemente.
  • SaaS: efectividad y accesibilidad el cada vez más extendido modelo de software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés) ha facilitado una nueva forma de tercerización tecnológica para las compañías en expansión. Al requerir una inversión prácticamente nula en infraestructura y facilitar su compatibilidad con numerosos dispositivos (incluyendo smartphones y todo tipo de tabletas), el SaaS se presenta como una gran opción para reducir costos sin perder eficacia.

Conclusiones

En la economía digital la cuestión central ya no pasa por “tercerizar” o “no tercerizar”. En todo caso, los líderes de negocio de hoy enfocan sus energías en la implementación de “tercerizaciones inteligentes” que supongan una acertada elección de los socios y una comprensión integral sobre el papel que juega la tecnología en el crecimiento económico.

Konanykhine
Lideres
Negocios
Saas Servicio
Servicios
Socio
Software
Tecnologia
Tercerizacion
Tercerizamos
Tercerizar

More Articles...

Media About Alex

Washington Post:
Konanykhin, one of the first Russian millionaires after the fall of the commies, left in 1992 and was granted asylum here in 1999. He's built a very successful Web advertising business in New York City. He had been chosen "New York Businessman of the Year." "As such, you will be honored and presented with your award," NRCC chairman Thomas M. Reynolds (R-N.Y.) said, at a "special ceremony" April 1. " President Bush and Governor Arnold Schwarzenegger are our special invited guests.
CNN:
Alex Konanykhin controlled Russia's largest commercial bank in the 1990s
Wall Street Journal:
Mr. Konanykhin was a whiz-kid physics student who became a pioneering Russian capitalist in early 1990s, building a banking and investment empire valued at an estimated $300 million all by his mid-20s. He was a member of President Boris Yeltsin's inner circle.
The Baltimore Sun:
Business whiz kid.
WJLA TV / ABC:
Russian Bill Gates.
The Times:
By the time he was 25 he was one of the most important figures in post-Communist Russia. But in 1992, while on a business trip to Hungary, Alex Konanykhine was kidnapped.
The New York Times:
The Federal Bureau of Investigation notified Konanykhin that Russian organized crime figures had paid to have him killed.
CBS "60 Minutes":
Alex Konanykhin didn't only have KGB after him… He had the FBI, the Justice Department, even the CIA all on his case, as a favor to the Russians, part of a deal to allow the FBI to keep a bureau in Moscow.
Los Angeles Daily Journal:
Representing himself through much of the process, Konanykhin managed to convince an immigration judge of an alleged INS and KGB conspiracy and cover-up. Following the court's admonishment, the INS agreed to drop all charges and also pay $100,000..The judge also ordered an investigation of the Justice Department. In separate actions, Konanykhine subsequently won multimillion dollar libel judgments against two Russian newspapers. A $100 million lawsuit against the Justice Department is pending, alleging perjury, fraud, torture and witness tampering by U.S government officers on behalf of the Russian Mafia.
Profit Magazine:
Imagine you are a teenage physics genius who quickly amasses a $300 million empire of real estate and banking ventures, has dozens of cars, six hundred employees, several mansions and two hundred bodyguards—but you are nonetheless kidnapped by those you trusted, threatened with torture and death, and have your entire empire stolen from you one dark night in Budapest. You escape with your life by racing through Eastern-block countries and flying to New York on stashed-away passports—only to have the KGB and Russian Mafia hell-bent on your hide and the U.S. government jailing you and conspiring to serve you up into their clutches. All this before your 29th birthday. Sound like a Tom Clancy thriller? No. . . just a slice in the life of Alexander Konanykhine.